scorecardresearch

La fachada de Alfonso X tendrá que recuperar su color legal

J. Monroy
-

La Comisión Especial de Patrimonio estipula que se deberán eliminar las franjas blancas de la planta inferior y retornar la misma a un único color, arena claro, que aprobó hace cuatro años

La fachada de Alfonso X tendrá que recuperar su color legal - Foto: David Pérez

La Comisión Especial de Patrimonio, reunida ayer, ha decretado que la fachada del inmueble entre Alfonso X y Navarro Ledesma tendrá que revertir en su totalidad a arena claro. Este es el color legalmente aprobado en la misma Comisión hace más de cuatro años, para la obra que el Consorcio ejecutó en el inmueble.  El acuerdo se remitirá al propietario, que tiene que cumplirlo.

Fuentes de la consejería de Educación y Cultura han confirmado que, según el Plan de Color del Casco, aprobado por el Ayuntamiento, a esta fachada le correspondía este color arena. Sin embargo, y sin previa comunicación alguna, la propiedad ha pintado unas líneas blancas en la planta baja o zócalo de la vivienda, en lo que el propio Ayuntamiento catalogó en su día de «obra clandestina». Porque según lo estipulado legalmente, cualquier cambio en un edificio protegido como este tiene que avenirse a licencia y, por lo tanto, autorizarse, cosa que no había ocurrido.

No ocurrió con en esta última obra, que pintó franjas blancas en la fachada. Ahora la propiedad tendrá que revertir al color original aprobado en su día para el proyecto de obra. Lo que no queda claro es si esta será la última vez que este edificio pase por la Comisión Especial de Patrimonio. La misma actuación de pintura ha traído de la mano un cambio de puerta y de iluminación, y podría haberse modificado en una escalera interior. Si el Ayuntamiento abre expediente y considera que también son actuaciones irregulares, las tendrá que remitir, para que la Comisión también informe.

Lo que esta no ha tratado es si habrá alguna sanción asociada a estos hechos. Al tratarse de una sanción urbanística, tendrá que decretarla, en todo caso, el Ayuntamiento. Desde esta instancia, a falta de lo que acuerden otras concejalías, el responsable de Cultura, Teo García, ha mostrado su confianza en que puedan restituirse los colores legales.

Obra del Consorcio. El citado inmueble es un edificio catalogado con la protección patrimonial 'P'. La obra acabada por el Consorcio en 2018 dejó en ambas fachadas del mismo en un color arena claro, que es el que se recoge en la paleta de colores del Casco. Fue una actuación de recuperación y conservación, tanto de las bóvedas subterráneas romanas y medievales que había en el subsuelo, y de recuperación de ambas fachadas. Durante la misma, se encontró el ya famoso sátiro danzante, pieza romana perteneciente a un complejo de termas, que se encuentra en el museo de Santa Cruz. Aquella actuación supuso una inversión de dinero público algo inferior a los 250.000 euros.

El problema, en realidad, no es tanto de color, como de composición. El Plan de Color del Casco Histórico, publicado por el Ayuntamiento y recogido en el Plan Especial del Casco, no recoge para el Casco la posibilidad de pintar los revocos a bandas, como ocurre en zonas de costa. Este además establece que toda solicitud de licencia para actuar sobre una fachada en este barrio debe ir acompañado por un informe cromático que justifique el nivel de intervención, materiales actuales y nuevos, así como un informe sobre los colores originales. Además, el Ayuntamiento deberá velar por la correcta actuación.