Sarkozy sabrá en septiembre si entra o no en prisión

Europa Press
-

La Fiscalía pide seis meses de cárcel y 3.750 euros de multa para el expresidente de Francia por una supuesta financiación irregular de su campaña para las elecciones presidenciales de 2012

Sarkozy sabrá en septiembre si entra o no en prisión

El juicio contra el expresidente francés Nicolas Sarkozy por la financiación irregular de su campaña a las presidenciales de 2012 ha quedado este martes visto para sentencia, la cual se dará a conocer el próximo 30 de septiembre.

En el último día de juicio, la defensa de Sarkozy ha presentado en su alegato a un expresidente que en todo momento "aceptó todas las restricciones que se le pidieron" durante aquella campaña, en la que "no firmó ningún presupuesto, ni ninguna factura", cuenta el diario Le Figaro.

"Está lejos de ser un candidato histérico e insaciable. Es respetuoso con los valores de la justicia", ha dicho su abogado, quien ha pedido la liberación de Sarzoky, ausente durante esta última audiencia, ante el Tribunal Penal de París.

Sarzoky está siendo juzgado junto a otras 13 personas desde el pasado 20 de mayo por el caso Bygmalion, que gira en torno a una supuesta falsificación de facturas para que su campaña se mantuviera por debajo del límite que establece la regulación gala. Los investigadores sospechan que el coste real rondó los 42 millones de euros, ampliamente por encima de los 22,5 millones requeridos.

Hace unos días, los fiscales recriminaron a Sarkozy su "total descuido" en relación a la gestión financiera, razón por la cual solicitaron que pase al menos seis meses entre rejas y que pague 3.750 euros de multa.

La Fiscalía ha solicitado también cuatro años de cárcel contra Eric Césari, exdirigente de la Unión por un Movimiento Popular (UMP), así como tres años contra Jérôme Lavrilleux, director adjunto de campaña. El escándalo también salpica a los fundadores de la firma de comunicación Bygmalion, epicentro de la trama.

Sarkozy ya fue condenado a principios de marzo a tres años de prisión por corrupción y tráfico de influencias, al término de un proceso en el que se concluyó que había ofrecido un trato de favor a un juez a cambio de información privilegiada.