scorecardresearch

"Tenemos que saber que las nuevas renovables son más caras"

Carlos Cuesta (SPC)
-

Un profesional dedicado al mundo de la docencia y un experto analista en energía, desde la valoración de costes a las fuentes más eficaces y sostenibles, en un contexto de cambio en el que se está definiendo el futuro modelo que necesita el país

"Tenemos que saber que las nuevas renovables son más caras"

La energía está acaparando desde hace meses el protagonismo de la actualidad informativa. El barril de petróleo Brent ha llegado a superar este mes 140 euros, los futuros del gas para abril rebasaron los 345 euros el megavatio y la luz los 544,98 euros por megavatio. En este contexto, el profesor de OBS Business School y socio de RS Corporate Finance, Jesús Reglero, ha publicado un informe titulado La importancia del sector energético en la economía en el que aborda este asunto tan importante. 

¿Qué está pasando con la energía para que estemos todos tan pendientes de su cotización?

Es algo similar a lo que ocurrió con la prima de riesgo en la crisis de 2008 que empezó a subir y a llenar telediarios.La energía es una de las materias primas más importantes para producir todo tipo de bienes y de ahí la preocupación por su alto coste. 

Hemos comprobado que le afectan todas las crisis: las económicas, las geopolíticas, la pandemia, pero al final, quien paga el pato es el consumidor. Parece que hace falta una política energética clara, pero ningún gobierno ha sido capaz.

Coincido en la necesidad de una política energética a corto, medio y largo plazo, pero hay que tener en cuenta que esto supone inversiones muy grandes a 20 años y una seguridad jurídica que otorgue estabilidad. Además, en España tendríamos que decidir el tipo de fuentes que queremos tener, sostenible, nuclear, fotovoltaica y que esté consensuada con todos los factores sociopolíticos para definir el modelo final, sabiendo los costes que conlleva cada sistema para el consumidor.

En los últimos años se han cerrado centrales de carbón, nucleares,... pero no se han creado fuentes alternativas eficientes y sostenible para suplir la energía que se producía, ¿dónde está el problema?

El carbón sigue siendo la fuente de energía más importante del mundo y es básica para el desarrollo de las principales economías. En España, se ha sustituido con gas, pero como hay que importarlo, y depende del mercado internacional, ha subido el precio y ha reducido la competitividad de nuestras empresas.

Antes de abandonar el carbón se crearon los llamados Planes Míner para sustituir estas industrias por otras más sostenibles, sin embargo, no se sabe en qué se destinó este dinero, ¿qué ha pasado?

De 2005 a 2008, España era el país que más energías renovables tenía y se mantenía con unos costes muy elevados. Sin embargo, como todos recordarán, hubo una moratoria y muchos problemas de arbitrajes y cambios legales que reducían la rentabilidad prevista. Un escenario que provocó que los siguientes cinco años no se avanzara nada en estas fuentes. Se perdió una gran oportunidad porque España era pionera y tenía las mejores empresas del mundo. Ahora volvemos a empezar con unos costes mucho más altos. 

¿Es razonable que hayamos cerrado las minas de carbón y las centrales nucleares en España cuando, por ejemplo, Francia es uno de los países con más nucleares?

Pues no. Es algo totalmente ilógico. Cualquier país del mundo intenta mantener las minas y el empleo en casa, aunque tenga un coste mayor. En España, estamos a merced de decisiones que no controlamos de mercados como Rusia, Sudáfrica o, del otro lado del Atlántico.

Si hablamos de energía nuclear, estamos en lo mismo. Desde el propio Gobierno se niegan a aceptar lo que pide Europa de hacer de lo nuclear energía verde y, de esta forma, ¿cómo vamos a poder competir con los países de la UE, o como denunciaba la empresa Alcoa que ha cerrado sus plantas en Galicia mientras señalaba que producir en Francia o Alemania le costaría la mitad?

Si queremos que no haya nucleares, que me parece una opción válida, y que se vayan cerrando las que aún funcionan como ha pasado en Italia, acto seguido debe haber un mensaje diciendo lo que va a costar tomar una decisión así. Los españoles tenemos que saber que las nuevas renovables son más caras y vamos a tener que pagar más que por las energías nucleares puesto que las  baterías y el hidrógeno verde tendrían un mayor coste en sus inicios.

¿Cómo entender que en España no queramos nucleares cuando nuestros vecinos franceses o británicos basan en ellas su modelo energético y si hubiera un escape radioactivo nos afectaría directamente?

Es una tecnología que está probada, con la que funcionan los países más desarrollados como Francia, Alemania, el Reino Unido, EEUU y yo creo que hay que dar una vuelta a este tema teniendo en cuenta la situación actual de dependencia energética. 

Y si analizamos, por ejemplo, la automoción, no hay suficientes cargadores para una red masificada, y según los expertos, ni energía suficiente en ciudades como Madrid que cuando llega el verano se ven muy limitados solo con los equipos de aire acondicionado? ¿Cómo se puede solucionar este problema?

Además de solucionar la cuestión energética queda por acometer inversiones muy importantes para que cada usuario disponga de un cargador en su garaje. Tenemos que ver también si somos capaces de ejecutarlo puesto que el coche eléctrico seguramente tenga que seguir conviviendo a largo plazo con el de combustión. Los objetivos actuales son demasiado ambiciosos.

¿Cómo imagina el futuro energético en España si cada vez hay mayor demanda pero se ponen más pegas en el proceso productivo?

España es un país con una gran capacidad para instalar renovables pero falta el impulso del Gobierno para que esta vía se desarrolle. Hace falta más seguridad jurídica, que se cumplan los trámites y acelerar este proceso para que no tengamos que estar tan pendientes a diario del precio del megavatio hora.

España va a recibir una cifra importante de los fondos comunitarios, ¿cree que vamos a ser capaces de ponernos de acuerdo para invertir en nuevos proyectos energéticos?

Sí, supongo que sí. Pero lo que sería fatídico para el país es que el 95% de los proyectos los pusieran en marcha empresas foráneas que contrataran luego a países como China la fabricación de, por ejemplo, baterías para vehículos eléctricos y el dinero saliera sin revertir nada en nuestra industria. Deberíamos exigir que, esas inversiones se quedaran en la UE.

¿Cómo valora el desarrollo del hidrógeno en los próximos años?

Parece que el futuro vienen por aquí, pero hay que explicar que a día de hoy para producir hidrógeno verde hay que pagar una prima, un sobreprecio para que pueda desarrollarse este sector y ser un país autosuficiente y, sobre todo, evitar que los productores de hidrógeno se vayan a países con tarifas eléctricas más ventajosas que España.

¿Qué opinión tiene de la fiscalidad española donde cada vez que sube la energía el primero que se beneficia de ello es el Gobierno?

Solo en la factura eléctrica el Estado ingresa 20.000 millones. Sería deseable reducir el enorme gasto público para bajar impuestos como el de la luz, pero el dinero tiene que llegar de alguna forma. Lo ideal, sería que se tuviera que recaudar menos y que la energía tuviera un IVA reducido.