scorecardresearch

La historia silenciada de un toledano «de bien»

M.G
-

Rafael Pañeda publica una biografía sobre Jose María García-Miranda Esteban-Infantes, maestro y teniente coronel del ejército republicano. Sufrió el exilio y una dura represión nazi

La historia silenciada de un toledano «de bien» - Foto: LT

No es la primera vez que se atreve con un proyecto editorial. Tampoco se estrena ahora escribiendo sobre su familia porque ya publicó la novela 'La suerte del otro' hace 23 años colocando como protagonistas a sus abuelos. Sin embargo, Rafael Pañeda si debuta en el terreno de la biografía acercándose y reconstruyendo con minuciosidad la vida del toledano José María García- Miranda Esteban-Infantes, un maestro entregado que también fue teniente coronel del ejército republicano durante la Guerra Civil y cargó con el exilio, la tortura del campo de concentración de Dachau y el regreso silencioso a su ciudad natal. 

«José María fue un pensador, un humanista y un hombre de bien», explica el autor, su sobrino nieto, muy satisfecho por la publicación de este libro pero, sobre todo, por la oportunidad que ha tenido para intentar reconstruir su vida y dar respuesta a muchos interrogantes en sus distintas etapas. 

Pañeda no partía de cero. Siempre le ha intrigado aquel señor mayor y cariñoso que regalaba caramelos de colores a los niños de la familia. Es el recuerdo que se le quedó grabado desde los doce años. Pero sabía que detrás de ese gesto había un hombre luchador,  pensador, docente vocacional y enamorado de Toledo que sufrió, se entregó a sus ideales - cercanos al marxismo y más tarde al anarquismo-, luchó y padeció muchas miserias hasta su regreso en 1957. 

El autor, muy ligado desde hace años al ámbito de la cooperación y de los derechos humanos, presentó ayer 'Un humanista en Dachau' en la Biblioteca regional. Pañeda ha manejado mucha documentación antes de dar el paso. Contaba con las conferencias que pronunció José María en el exilio entre 1950 y 1956, «de una calidad literaria que hay que significar», y algunas cartas familiares. Tenía mucho que contar y ahora su sobrino nieto ha dado forma a unas memorias que el protagonista tuvo en mente durante años y no vieron la luz a pesar de que dejó material escrito. 

En 'Un humanista en Dachau', el campo de concentración nazi también cobra una especial importancia en la biografía. La Gestapo capturó a José María y a siete compañeros más el 8 diciembre de 1943 en el pueblo Vernet les Bains y quedaron encerrados en un campo de tránsito durante meses hasta su llegada a Dachau. Fueron días y días de vejaciones y hambrunas. «Quizá lo peor es que tuvo  que ver cómo fueron muriendo todos sus compañeros», explica el autor. La edad, la mayoría rondaba los 60, fue uno de los factores que jugó en contra de la supervivencia.

la liberación. A José María le asomaban los huesos con sus 39 kilos cuando los americanos liberaron Dachau y tuvo que permanecer un mes ingresado en un hospital. A pesar de estar a salvo, al protagonista de la biografía se le quedó grabado la intención de los nazis de matar a todos los prisioneros «para no dejar rastro» y la suerte que tuvo de que la liberación se produjera el 29 de abril de 1945, poco antes de un posible fatal destino. 

«Quedan muchos interrogantes a los que he intentado dar respuesta», añade el autor. Algunos se han despejado, otros no, pero intentan redondear la historia entablando «un diálogo con el lector». El más llamativo quizá es un asunto de familia. Pañeda se ha preguntado muchas veces si José María llegó a hablar de todo lo sucedido con  su tío el general, «aunque no lo menciona en sus memorias». Aún así, sus vidas se cruzan a la contra. «Mientras su tío Emilio, jefe de la División Azul en Rusia, se despide de Hitler José María es arrestado por la Gestapo».

La vuelta a Toledo tampoco tuvo que ser fácil. El autor bucea en esos primeros meses en la ciudad, en plena dictadura, dando clases particulares. En silencio, sin hacer mucho ruido y de puntillas a pesar de que José María ha sido muy querido y «ha dejado huella» en Toledo.