scorecardresearch

Mi Barrio sin amianto agradece a la Junta la solución

J. Monroy
-

Una vez que el fibrocemento se elimine al cien por cien del Barrio Avanzado, la Plataforma se disolverá y dejará a otros organismos el control y vigilancia

Mi Barrio sin amianto agradece a la Junta la solución

La Plataforma Mi Barrio sin Amianto ha mostrado su alegría ante el fin de los trabajos del sellado del amianto de las parcelas privadas, muy cerca del Polígono. Ha sido, explica su portavoz, Rafael García, la culminación de seis años de lucha. Recuerda que, sobre todo al principio, tuvieron que concienciar a políticos y vecinos «de que lo que teníamos en frente de nuestras casas era un peligro, un problema de salud pública». Lo hicieron muy poco a poco, y casi siempre frente a la resistencia de quienes no querían actuar, no les interesaba o no querían invertir dinero en buscar soluciones.

Fue gracias a la presión de la opinión pública y la ayuda de los medios de comunicación y las redes, recuerda García, como se entendió la dimensión del problema y se comenzó a actuar, «pero como era tan grande y complejo, hemos tardado casi seis años en poder abordarlo».

De forma que tras las últimas noticias, la Plataforma ha quedado «muy satisfecha por el trabajo que entre la Asociación de Vecinos, la viceconsejería y nosotros hemos realizado en colaboración, lo que ha dado unos resultados: ya no hay posibilidad de que se emitan fibra». Ahora, hay una mayor tranquilidad para los vecinos.

A partir de ahí, García reflexiona que situaciones como esta «no deberían volver a pasar, porque es mucho más fácil prevenir, trabajar en la vigilancia para que no se produzcan vertidos y se actúe según las normas, que una vez que eso ya se ha producido el trabajo y el coste que eso supone para la ciudadanía». Entiende que con la nueva ley de tratamiento de residuos, que afectará al amianto, «lo que puede pasar es que ocurra lo mismo, que los ayuntamientos o los particulares no tengan dinero para afrontar los gastos y acabe todo el material en el campo, y luego eso es infinitamente más caro para recoger». De ahí su aviso a los responsables de las administraciones, para que haya vigilancia y fondos para que no se vuelva a diseminar.

Disolución. A partir de ahora, Mi Barrio sin Amianto está deseando que la consejería de Fomento actúe de una vez en el Barrio Avanzado, se puede zanjar de una vez el problema del amianto en el Polígono. Será entonces cuando esta organización se disuelva, dado que la Plataforma nació con un único fin, que puede alcanzarse en breve.

García entiende que a partir de ahora serán las instituciones o las organizaciones más tradicionales las que asumirán la labor de vigilancia y seguimiento, «porque nosotros ni tenemos infraestructura, ni personal, nacimos de manera puntual para contrarrestar la falta de un actor que planteara una batalla». Una vez ganada esta batalla, la Plataforma dirá «adiós». Pero hasta que el objetivo no esté cumplido al cien por cien, seguirá colaborando y exigiendo.