scorecardresearch

Las neveras de Oncología Infantil de HUT, a un oficce común

J. Monroy
-

Fuentes cercanas a los padres hablan de «persecución» por su campaña por las televisiones gratuitas. Desde el hospital se justifica la decisión con un informe de Medicina Preventiva

Las neveras de Oncología Infantil de HUT, a un oficce común

La campaña para que los niños enfermos de cáncer puedan tener televisión gratuita en el hospital Universitario de Toledo suma ya más de 1.800 firmas por internet. Pero durante las últimas semanas no es solo que los padres de los pequeños no obtengan respuesta positiva por parte de los responsables administrativos del Complejo, sino que se ha abierto un nuevo conflicto entre ambas partes, después de que el hospital trasladara a un office de uso común las neveras que las familias tenían en las habitaciones.

La presencia de este tipo de dotaciones son normales en otros hospitales españoles, como en La Paz de Madrid o las instalaciones del Sescam en Ciudad Real. Aunque los niños reciben comida en el hospital, suelen guardar allí agua o zumo frescos, o más alimentos que les gustan. De esta forma, los padres no tienen que dejarlos solos para conseguírselos. A Toledo llegaron de la mano de la Fundación Pediátrica, que es un apéndice de la Fundación Kronos para vincular donaciones a Oncología Pediátrica y de cara a la investigación. Ya en el Virgen de la Salud, apuntan fuentes cercanas a las familias, hubo un conflicto con los responsables del hospital por las neveras, y tras un informe de Medicina Preventiva (al que critican por ser de parte, encargado por la Dirección) a la postre se pudieron quedar dentro de la unidad de Oncología Infantil, en la sala de padres.

Con el traslado al hospital Universitario, se sumaron a las cuatro neveras existentes otras tres, para que hubiera al menos una por cada habitación doble de niños con cáncer. Parece que allí estuvieron instaladas hasta que, con motivo de una visita de la Fundación Theodora, se percataron de su presencia los responsables del hospital. Todo esto se da en el contexto del enfrentamiento por las televisiones.

Polémico traslado. A la postre, las neveras se han trasladado a un office (una especie de pequeña cocina) en el área de Pediatría, pero fuera de la unidad de Oncología Infantil. Fuentes del Complejo explican que este traslado está justificado por el informe de Medicina Preventiva.

Lo cierto, critican del entorno de los padres, es que para acudir a las neveras estos ahora tienen que salir, romper el aislamiento. Si era riesgo que las neveras estuvieran en la Unidad, apuntan, más lo será ahora, cuando los padres tienen que salir, dejar a los niños solos, en un espacio donde se dejan las bandejas de la comida. Los padres perciben estos hechos como una «represalia» hacia ellos por sus quejas por la televisión.

Ahora tienen que salir de las habitaciones de aislamiento, dejando solos a los niños, sin el cuidado de nadie. Por lo menos, y no es consuelo, se ha quitado del lado de las neveras el cubo de la basura.